viernes, 6 de mayo de 2016

Un 6 del 5... 66



Hace unos años para tu cumpleaños 60 te dedique una entrada... mi madre no es una madre, sin embargo eras mi madre, tan distinta a la madre de mis hermanos que es curioso que cada uno echemos de menos y recordemos algo distinto de ti...

Creo que no me equivoco al decir que para Wi fuiste su poetisa, la sangre de sus versos, su primera musa y las lagrimas de su inspiración. Un motor literario y un orgullo poético. Él ama cada una de tus letras, es devoto de cada una de tus metáforas y siempre beberá de la fuente de tu poesía... y allí entre paginas amarillentas por el tiempo, podrá siempre encontrar esa parte que nos dejaste de tu alma.

A fue tu pequeño, ese que creció antes de tiempo convirtiéndose en tu protector, tu enfermero, tu seguidor, tu cuidador. Para él eres su niña, mas hija que madre, te cuido con el amor y con el celo con el que se cuida a los mayores tesoros, siempre pendiente de cada uno de tus suspiros, alimentándose con cada una de tus caricias, enamorado del brillo pícaro de tus ojos, fiel adorador de cada una de tus sonrisas... y allí entre los álbumes de fotos que tanto te gustaban podrá siempre encontrarse atrapada en un instante con la maravillosa luz que emanabas.


A mi... a mi me falta el ruido

No hay comentarios:

Publicar un comentario