miércoles, 19 de abril de 2017

Las cosas que nunca dije...



Hace un rato hablando con MiReIna, me di cuenta que llevo un tiempo no diciendo las cosas que antes sí decía.

Por un tiempo había perdido las palabras entre un maremágnum de demasiados sentimientos que no era, ni soy capaz de digerir y es que soy mucho de enconárseme las cosas que no digo y después no saber como sacarlas. Así unas palabras no dichas llevan a las otras y de repente me doy de bruces con la sensación de que las cosas que quiero decir no dejan de ser meras gilipolleces que a nadie le importan.

Entonces me encuentro descartada una entrada que escribí ayer contando como de Saturniana me sentí con una llamada absurda al servicio de pediatría del hospital, en la que un señor muy amable y paciente me aseguraba, juraba y perjuraba que las especialidades de neumología y alergología son la misma cosa y que apnea del sueño no son mas que unas palabras raras, que nosotros los mortales sin la carrera de medicina no eramos capaces de entender, pero que ellos ponen en las citas para ser mas específicos.

Esa entrada, como muchas otras en estos meses, se ha quedado en el cajón desastre que es la carpeta de borradores de este blog. Fueron escritas en momentos de tristeza, de enfado, de risas, de subrrealismo en estado puro o simplemente de aburrimiento, pero todas las entradas olvidadas tuvieron una razón de ser. Fueron palabras que quise decir y finalmente no dije.

Así que me vine aquí como todos los días en los que escribo algo que luego creo que es una "carajotá" que no merece la pena publicar y 
después de darme un par de bofetadas mentales (no es para todos los públicos así que vamos a censurar las palabrotas) llego a la conclusión que no sé en que momento vi este blog como algo que iba mas allá de ser un mero diario de a bordo, una pantalla en blanco donde escribir, verter, escupir y plasmar mis sentimientos, pensamientos y chorradas varias que en cualquier momento me ahogara o se me ocurriera.

Y sintiéndome una mijita Gollum que oyes es muy sano de vez en cuando, pienso que
 este rinconcito en el ciberespacio es mío y sólo mío y que en él pretendo mirarme al espejo sin acritud, sin juzgarme y sin las miles de capas ni las máscaras que muchas veces me coloco para salir al mundo. 
Al minuto actúa mi bi-polaridad intrínseca y que coño! esta bien que los diarios no se hicieron para ser leídos, se hicieron para ser escritos. Pero esto es un blog, y los blogs se hicieron para ser contados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario