sábado, 28 de noviembre de 2009

Perdón



Despúes de irse la señora me quedé pensando...

Bárbarita dice: Joder toda mi familia está a 700 kms, si les pasara algo...

Bárbara dice: ¡Hostias! deja de pensar en eso, ¡leches! ellos están bien, mamá viene en unos dias y va a estar un mes contigo...

Bárbarita: Ya, ¿y Él?

Bárbara: Te he dicho mil veces que le olvides, Él sabe cuidarse, ya es mayorcito, además si no se preocupa Él por ti, por que tendrías tú que preocuparte por Él... pero si ni siquiera llama para preguntar por Bebé.

Bárbarita: Ya, pero es tu padre y si le pasara algo, ¿como te sentirías?

Bárbara: Se acabó de pensar estupideces...


La relación entre Él y yo nunca ha sido fácil, quizás somos demasido diferentes o tal vez sea que somos prácticamente iguales, la cuestión es que nunca terminamos de entendernos, hemos tenido momentos perfectos, pero en cuanto a Él se le lleva la contraria se enfada y te castiga con su silencio, con su indiferencia.

Hasta que nació Bebé siempre era yo la que daba su brazo a torcer y aunque a lo largo de los años he conseguido establecer en cierto modo unos sutiles límites, siempre la vuelta a la normalidad se hacía bajo sus reglas.

Él no es persona de grises, para Él sólo existen el blanco y el negro, el todo o nada, el comnigo o contra mi, no le valen los términos medios ni las neutralidades...

Cuando despues de nacer Bebé me vine a Madrid Él no lo vió bien, se mosqueó y comenzó con su táctica de castigo... ocultarse en las sombras, hacer ver que no le importas e ignorarte, pero esta vez algo había cambiado; yo he cambiado, mis circustancias, mis prioridades, mis amores.

Esta vez se ha castigado a Él, prohibiéndose a si mismo a base de orgullo ver y disfrutar de su (por el momento) única nieta.

Nuestra relación nunca ha sido fácil, pero siempre ha ido más allá de una relación padre e hija, nuestra relación se basa en química, energías cósmicas o en almas hermanadas.

Anoche despues de 4 meses, sonó el telefono...

- ¿Diga?-
- Hola,¿eres mi hija?-
- Si, soy yo papa-
- Hola preciosa, te llamaba para decirte que no te preocupes que estoy bien.-


Las lágrimas asomaron a mis ojos... Lo siento papá, pero esta vez tendrás que ser tu quien pida PERDÓN

2 comentarios:

  1. Sin palabras me quedo, pero contigo, como aquellas noches que llegábamos tarde a ver qué pasaba.

    Sin energía, pero juntos. Como entonces...
    te quiero.

    ResponderEliminar
  2. No se pero me da la ligera impresion de que al igual que con Él es todo o nada piensas que yo estoy de tu bando o estoy del suyo...no trato de que uno le pida perdon al otro porque esa desicion tiene que salir de ti o de Él...
    Tu sabes que yo siempre lo he tenido en los altares y que aun sabiendo como es me llena de admiracion...pero ten esto presente siempre: TE QUIERO y sabes que siempre te he querido por encima de todo...incluso de Él
    Ya se que te hice daño al no querer escuchar cuando solo querias desahogarte con tu hermanito chico (lo recuerdas?) ahora me doy cuenta de que fue un error...lo siento Barnita...
    Prometo ser mas "receptivo" en el futuro...

    ResponderEliminar