sábado, 25 de octubre de 2014

A veces las palabras se arremolinan  en el alma incapaces de escapar de entre los labios, se quedan comprimiendo la garganta,  un nudo difícil de tragar y casi imposible de digerir, son momentos en el que ruido del silencio es absolutamente insoportable...

No hay comentarios:

Publicar un comentario