domingo, 5 de octubre de 2014

El Bosque Encantado...


Y como no podia ser de otra manera el mundo siguió girando y como por supuesto no pude bajarme me pasé media semana haciéndome fuerte en el baño con una diarrea del copón y asi entre buscapinas, paracetamoles y acuarius llegamos al muy esperado viernes 3 de octubre...

Hace algo más de un año, antes de pensar en meterme en el embolado de hacer un grado superior del que jamás habia oido hablar, decidí entrar a formar parte del AMPA del cole de Bebé, ni que decir tiene que el curso fue agotador y de locura absoluta, pasé de estar en casa tranquilamente a casi no pisarla y pasarme el día corriendo de un lado al otro con mil cosas siempre por hacer, un curso escolar intenso lleno de muchas emociones y sensaciones que cerramos en el cole con una super fiesta por todo lo alto...

Esa noche de final de junio, tras la fiesta, totalmente agotadas, satisfechas y orgullas del trabajo que habiamos llevado a cabo durante el año escolar, a la Presi y a la Jefa (son un tándem perfecto) les dió por pensar, dejaron sobre el tapete la idea de hacer una acampada en el cole, ambas dos se retroalimentaban dando ideas, mejorandolas cada minuto, mientras yo las miraba, como siempre que tienen una sus cojonudisiamas ideas (gracias al diablo tienen un montón de ellas) pensando que el par eran un peligro para mi salud mental y más temprano que tarde iba a acabar conmigo, que le hacemos soy asi de exagerada que en algo se me tiene que notar lo andaluza...

Tras un verano demasiado largo, un septiembre frenético, un consejo escolar, muchas horas y algunos disgustos que siempre alguno hay, el viernes pasamos la noche con 100 niños de todos los cursos desde primero de infantil (3 años) hasta 6º de primaria (11 años), 10 mamas valientes todas ellas que la cosita se las traía, las monitoras de las clases extraescolares y los bebés de las 4 locas del AMPA en el Bosque Encantado...

Se me pone un sonrison en la cara que no me quita ni Dios cuando pienso en la noche del viernes, aún estoy ronca y muerta de sueño, las pequeñas bestias acabaron con mi voz y con mi energía, mi Presi que empezó la noche medio tocada la terminó con fiebre y dándolo todo, como siempre que de los chiquillos y las actividades del AMPA se trata, mi Jefa se pasó sin pegar ojo toda la noche, como siempre cuidado cada detalle, que nada se saliera de madre que con ella las cosas o se hacen perfectas y salen de puta madre o no se hacen y C (a la que aún le tengo que poner un cargo adecuado y que de momento es la Nueva)  que se me transformó en generala en un pispás y así sin despeinarse, que no he visto a nadie imponer más que ella cuando apunta directo a los ojos con una linterna en plena noche... Como decía a cambio de nuestro tiempo, del esfuerzo, de la voz las energías y la salud de algunas de nosotras, l@s chic@s nos dieron sus sonrisas, su frescura, su poca vergüenza, sus risas y su ilusión en cantidades industriales, sin duda ha sido una noche agotadora, totalmente gratificante y absolutmente inolvidable...


Muchísimas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario